Nadal cae en semifinales ante Zverev

París tiene dos caras para Rafael Nadal. La tierra de la Philippe Chatrier de Roland Garros, en la que se ha coronado en 13 ocasiones, no tiene nada que ver con la superficie dura del multiusos de Bercy donde no se le ha visto vencer. El español, primer favorito del cuadro, ha hincado hoy la rodilla ante Alexander Zverev en las semifinales del último Masters 1.000 del calendario con un tanteo de 6-4 y 7-5. Todo acabó con una derecha larga, un resumen de lo que sucedió.

Zverev está a nivel tenístico un paso por delante de Feliciano López y Pablo Carreño en pista dura a cubierto. Por eso el alemán sí aprovechó la renta inicial adquirida ante Nadal para hacerse grande e imprimir un ritmo de pelota casi imposible de seguir.

Master 1000 de París

Sascha hizo su primer ‘break’ en el tercer luego y lo anotó en blanco. Rafa se plantaba ante lo más difícil: romper el saque de uno de los mayores bombarderos del circuito para seguir con vida en la manga inicial.

El desarrollo del partido iba muy rápido y eso sólo favorecía al pupilo de David Ferrer. En 14 minutos ya dominaba por 3-1. El guión recordaba al último precedente entre ambos en el ’round robin’ de la Copa Masters 2019. Al número dos mundial le mandaban misiles desde el otro lado de la red y se mostraba impotente para encontrar una solución a ello.

Zverev se mostraba intratable en el servicio hasta el punto de no dar la sensación de sudar. Rafa tenía que hacer algo para cambiar la dinámica y empezó a subir más a la volea. Si sólo ha ganado 92 de sus 1.002 partidos bajo techo es por algo.

Sus adversarios se crecen en ese hábitat, el mismo en el que se celebrará del 15 al 22 de noviembre la Copa Masters de Londres. Es el único gran título que le falta al palmarés del manacorí. De hecho, para encontrar el último y único trofeo de Nadal en las condiciiones de Bercy hay que remontarse a Madrid 2005.

El campeón de 20 grandes se reclamaba más resto a la conclusión de los cuartos con Carreño. No las vio venir con el espigado tenista alemán, que se ha puesto serio desde que su expareja le ha acusado de malos tratos y de no querer saber nada de él a pesar de esperar un hijo.